miércoles, 17 de octubre de 2012

ESTABA OSCURO Y SOSPECHOSAMENTE TRANQUILO

ESTABA OSCURO Y SOSPECHOSAMENTE TRANQUILO. Einar Turkowski. Libros del Zorro Rojo.

Era el mes de septiembre cuando un hombre dejó que su barco fuese arrastrado por las olas hasta un banco de arena, donde amarró. O quizá fuese ya octubre, y el lugar, una lengua de tierra que se adentraba profundamente en el mar. El caso es que estaba completamente oscuro y reinaba una calma absoluta. Sólo a la hierba de las dunas parecía no importarle aquello y se doblaba como cuando hay tormenta. El hombre reunió unas cuantas cosas, bajo del barco y fue caminando por el banco de arena, a través de la alta hierba, hasta llegar a una casa abandonada en la que entró. Tras las dunas había una pequeña ciudad y, aunque sus habitantes no eran muy comunicativos, no tardaron en enterarse de que la casa frente a las dunas estaba habitada. La gente no sabía de dónde venía aquel hombre ni a qué se dedicaba, ni tampoco qué había ido a buscar allí. Y eso les fastidiaba. Pero en vez de preguntárselo, decidieron observarlo. De lo que sí estaban seguros era de que aquel hombre resultaba un tanto sospechoso.

Así comienza  este sorprendente álbum de Einar Turkowski con el que en 2007 ganó el Gran Premio de la Bienal de Ilustraciones de Bratislava. Este es uno de los más antiguos y prestigiosos certámenes dedicados a la gráfica del libro infantil. En castellano tiene también editado "El pastor, las ovejas, el lobo y el mar" y “La montaña inhóspita" de reciente publicación, ambos en Libros del Zorro Rojo.

"Estaba oscuro y sospechosamente tranquilo" es una enigmática historia protagonizada por un extraño personaje, un inventor que llega a una playa cargado con una maquinaria y unos artilugios fantásticos, mecanismos repletos de tuercas y tornillos que levantan las sospechas de todos los vecinos: "los habitantes de la ciudad estaban a punto de reventar de curiosidad y excitación..., acudían con largos y pesados catalejos y se pasaban el día fisgando, desde la mañana hasta la noche...Pero no lograban averiguar nada. En vez de eso, hacían toda clase de suposiciones, tratando de encontrar una explicación..." 


Pero este inventor - mago que se dedica a pescar nubes y que consigue hacer que lluevan peces, sufre la desconfianza y las envidias de los aldeanos, envidias ante lo "desconocido", lo "diferente". Un científico que nos recuerda a todos aquellos “genios locos” no entendidos y rechazados por sus contemporáneos, tal fue el caso de Leonardo Da Vinci, quien afirmaba: " Soy completamente consciente de que hay gente presuntuosa que cree tener razón en desacreditarme por no ser un hombre culto ¡Qué locos! [...] No saben que mis materiales tienen más valor porque derivan de la experiencia antes que de las palabras de otros, y la experiencia es la maestra de quienes han escrito con acierto.


Pero el tema  del recelo y rechazo hacia el diferente es un tópico recurrente en la literatura y en bastantes álbumes ilustrados, pudiendo encontrar ejemplos como la sencilla historia de "Elmer" el elefante multicolor, o el impactante y controvertido "Juul". No obstante, la lectura de "Estaba Oscuro y sospechosamente tranquilo" me ha recordado enormemente a otro magnifico álbum:  "La isla" de Armin Greder.

Es de destacar, la atmósfera que consigue recrear Einar Turkwski, gracias a  la peculiaridad de sus ilustraciones. Ilustraciones detallistas y minuciosas, que junto con la  utilización exclusiva del lápiz, hacen que el blanco/negro cree un escenario oscuro, silencioso, un tanto barroco y onírico a la vez. Su lectura provoca ese sentimiento de “estrañamiento”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada