miércoles, 30 de mayo de 2012

LA SEÑORA MEIER Y EL MIRLO

LA SEÑORA MEIER Y EL MIRLO. Wolf Erlbruch. Ed. El zorro rojo.
 La señora Meier vivía preocupada. ¿Saldría el sol o nevaría? ¿Le habría puesto suficientes pasas al pastel? ¿Tendría suficiente abrigo para el invierno? , ¿Y si un autobús con noventa excursionistas se accidentaba delante de su casa?... Afortunadamente, el señor Meier siempre le daba, en estos casos, un té de menta. Hasta la mañana en que apareció un pequeño pájaro que necesitó de sus cuidados y, lo más importante, que le enseñara a volar.

Me encanta la caracterización de los dos personajes, totalmente alemanes: la señora Meier cuyas cejas elevadas denotan siempre preocupación, una preocupación que se refleja en forma de nubes y humos. Su figura es robusta, una señora corpulenta pero a la vez sumamente delicada en sus gestos y movimientos. Ésta contrasta con su marido, el señor Meier, apacible, tranquilo y despreocupado, cuya felicidad se refleja en la sonrisa permanente de su rostro, las mejillas y la nariz sonrojadas. El señor Meier intenta ahuyentar las preocupaciones de su compañera con infusiones de menta y mientras disfruta haciendo recortables, dibujos de su gato…
Todas las ilustraciones aparecen enmarcadas, como reteniendo la historia, hasta el momento en que la señora Meier, consigue volar, se eleva del suelo y traspasa este marco, que deja de estar presente hasta el final del álbum. Porque ahora las preocupaciones que ahogaban a este personaje han desaparecido.
Este álbum es una preciosa historia, ilustrada por Wolf Erlbruch, autor e ilustrador alemán de libros infantiles, conocido por su ya clásico “El topo que quería saber quien se había hecho aquello en su cabeza”. Una bella metáfora sobre las pequeñas cosas de la vida, aprender a disfrutar, evitar las preocupaciones y obsesiones intrusas que nos acompañan, elevarse por encima de ellas, volar…
Creo que todos hemos  tenido alguna vez “el sueño de volar”, la sensación de poder elevarse unos metros del suelo, como levitando, sin apenas esfuerzo, quedar suspendidos en el aire...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada